El Pothos es una planta de interior muy popular. Una de sus peculiaridades es que se puede cultivar de forma muy sencilla incluso en agua .

Sin embargo, puede ocurrir que las hojas del Pothos en el agua se empiecen a secar .

Así que veamos cuáles pueden ser las posibles causas y soluciones.

  1. Sumergir correctamente: cuando quieras cultivar Pothos en agua es importante que solo se sumerja la parte inferior del tallo, es decir, de donde brotan las raíces. Si remojas demasiado, las hojas comenzarán a pudrirse y marchitarse.
  2. Cambiar el agua: el agua del recipiente que alberga la planta debe cambiarse periódicamente. De hecho es importante que esté siempre limpio y que se evite el agua estancada. Puedes hacer esto una vez a la semana.
  3. Demasiada caliza: El agua que contiene la planta a veces puede contener demasiada caliza. Si notas esto, puedes usar agua de lluvia o agua destilada.
  4. Demasiada luz: la exposición al sol, como sabemos, es un factor fundamental para las plantas. En este caso, los Pothos, cuando se cultivan en agua, pueden secarse si se exponen a una luz excesiva. La luz solar indirecta es ideal para esta planta.
  5. Maceta adecuada: el recipiente ideal para cultivar Pothos en agua es uno con una base ancha y un cuello estrecho, para evitar que incluso las hojas se deslicen al agua. Además, debe ser de cristal transparente para que la luz llegue también a las raíces.