Press ESC to close

Utilizo una cucharada con un poco de agua, froto y todo brilla sin detergente y con unos céntimos!

El bicarbonato de sodio no solo es útil e indispensable para limpiar el interior de la casa, ¡sino que también es un ganador en el balcón y la terraza!

Este producto se transforma en un detergente ecológico y económico, muy eficaz gracias a su alto poder limpiador y a las partículas ligeramente abrasivas que lo componen. Aunque es decisivo para vencer las incrustaciones y las manchas rebeldes, también se puede utilizar en mármol y madera: no los arruina porque respeta las superficies.

No solo eso, con un solo ingrediente podemos pulir cada rincón: barandillas, suelos, balaustradas, cristales. ¡Todo brillará!

¿Listo? ¡Empezar!

Utilizo bicarbonato de sodio para limpiar el balcón y todo brilla

Bicarbonato de sodio para limpiar todo el balcón: ¡aquí te explicamos cómo usarlo!

Empieza por las barandillas y balaustradas: de esta forma, la suciedad caerá al suelo y la eliminarás con un solo lavado en el suelo.

Como son los más expuestos a la intemperie, por supuesto también son los más difíciles de pulir. Ya sean de metal o mármol, pequeños cambios, el método es idéntico en cualquier caso: basta con llenar un recipiente con agua caliente, añadir medio vaso de bicarbonato de sodio, sumergir una esponja suave y utilizarla para repasar las superficies.

En las manchas difíciles, aplique una pasta que se hará con bicarbonato de sodio y agua en un chorrito, hasta obtener una especie de crema con cuerpo (como cif para ser claros). Extiéndelo sobre las zonas más incrustadas, déjalo actuar, enjuaga y seca con un paño suave.

Ahora dedícate a los cristales de las ventanas: prepara una mezcla con el jugo de 1 limón filtrado, 1 cucharadita de bicarbonato de sodio y 500 ml de agua. Vierte todo en un vaporizador, enrosca la boquilla, agita con cuidado y rocía directamente sobre las ventanas, luego seca con un paño de algodón.

Si tienes la suerte de disfrutar de una cocina al aire libre, los azulejos y los muebles se pueden limpiar con bicarbonato de sodio. Espolvorea 1 cucharada sobre un trapo de microfibra ligeramente húmedo y frota por todas partes: con una sola pasada todo brillará.

Y llegamos a la acera. Sea cual sea el material, azulejos, gres, terracota, mármol, cerámica o madera, con bicarbonato de sodio se puede asegurar una limpieza profunda y eficaz en total respeto por las superficies. Basta con disolver una cucharada en un cubo de agua caliente, añadir un puñado de escamas de jabón de Marsella para asegurar un aroma embriagador, mezclar bien y proceder como de costumbre con un trapo y una escoba.

¡Apenas contendrás tu entusiasta WOW al final del trabajo! ¡Bien hecho y pronto hecho!